sábado, 22 de septiembre de 2018

Cena del 50 aniversario de la Delegación Diocesana del MSC de Jerez

Reproducimos la información que aparece en la página de la Delegación Diocesana del MSC de Jerez:

Inscripción a la cena del 50º aniversario

¡Un evento que todos estábamos esperando! “La Cena del 50 Aniversario” está cada vez más cerca y tú puedes participar en ella. La Cena es una celebración abierta a toda la comunidad scout. Estés en activo, seas un antiguo scout de cualquier rama, antiguo responsable, padre actual o familia que echaste una mano en su día al movimiento, actuales y antiguos colaboradores, simpatizantes en general… Los niños/as también estáis invitados. Si eres pionero o ruta no puedes faltar. Ranger, lobatos, castores… También hay espacio para vosotros, acompañados de algún mayor. ¡Te queremos ver en La Cena! En la noche del sábado 24 de noviembre, todos disfrutaremos de la #Cena50 en Ifeca (Jerez de la Frontera).

Pasos para la inscripción a La Cena:
  1. Hacer el ingreso de 30€ por asistente en la cuenta de La Caixa “ES16 2100 2626 3902 1032 6523“.
  2. Escanear, hacer una foto o digitalizar el justificante del pago ya sea como foto o como un PDF y ponerle el nombre al archivo como el nombre de los asistentes. Ejemplo: asiste “Tomasito Pie Tierno” -> “Tomasito Pie Tierno.PDF”
  3. Rellenar el siguiente formulario contestando a todas las preguntas
  4. Adjuntar en la subida de archivos la foto o el recibo del justificante del pago.

Verbena 50 aniversario: 29 de septiembre de 2018


miércoles, 1 de agosto de 2018

La "C" de MSC




Hace 111 años, el 1 de agosto de 1907, comenzaba el primer campamento scout. 24 muchachos con Baden Powell dan forma a lo que sería el Movimiento Scout. 100 años después, el 1 de agosto de 2007, celebramos el primer amanecer scout, y desde entonces nuestro compromiso de vernos al menos una vez al año, en los últimos días de julio, un año al amanecer y otro al atardecer, para renovar nuestra Promesa.

Este año lo hemos hecho en plena celebración del 50 aniversario de la Delegación Diocesana del M.S.C. de Jerez, de la que todos o casi todos de los presentes en ese amanecer hemos formado parte.

Nos encontramos aquí porque, en 1918, el Padre Jacques Sevin S.J. tuvo la idea de defender que la enseñanza del Movimiento Scout era perfectamente coherente con la visión cristiana del hombre.

Y gracias a que esta idea fue asumida especialmente por el “cura Carlos” y el “cura Antonio” que viendo el potencial que el Escultismo ofrecía para la formación, no sólo cristiana, sino también humana de los jóvenes, se pusieron manos a la obra e iniciaron el movimiento en nuestra Diócesis.

Hoy, 50 años después y gracias a la Delegación Diocesana de Jerez permanece el sentido del Movimiento Scout Católico: formar a los niños y jóvenes en la visión cristiana del hombre, y esto es lo que ha venido haciendo la Delegación de Jerez en estos 50 años.

Con sus altibajos, siempre ha tenido presente la “C” del movimiento y su vinculación con la Iglesia, de ahí su valoración por los distintos Obispos que han pasado por ella, desde los auxiliares de Sevilla que conformaron la Delegación Regional Diocesana de Escultismo, mucho antes de la creación de la Diócesis, hasta los titulares que desde 1980 empezando por Don Rafael Bellido han regido la Diócesis.

Pero no debemos olvidar que la vinculación del Movimiento Scout con la Iglesia no anula su método y características propias,  aunque debe adaptarse a las circunstancias de tiempo y lugar y al ritmo de la vida. En este sentido, “confesionalidad no significa regularización de la práctica religiosa, ni instrucción religiosa, sino descubrimiento progresivo de la Iglesia como lugar donde se realiza la salvación liberadora de Jesucristo”, constituyéndose los grupos scouts en “lugares de Iglesia, pequeñas comunidades en ruta donde puede nacer, hacerse y desarrollarse la Iglesia”.[1]

50 años han dado para mucho y esperamos que puedan cumplirse muchos más y que nuestro Movimiento siga siendo “un buen lugar donde las personas cristianas se sienten invitadas a fortalecer su fe a través del encuentro con Jesucristo, el compromiso con la Iglesia, y la opción por integrar en la propia vida los valores del Evangelio”[2].

Juan Ortega Álvaro.


[1] El Método MSC. Barcelona, 1975.
[2] Carta del MSC aprobada en la 51ª Asamblea General Ordinaria del Movimiento Scout Católico. Madrid, 24 y 25 de octubre de 2009.


sábado, 28 de julio de 2018

Amanecer scout, a la tercera va la vencida


A la tercera va la vencida, y esta vez si pudimos contemplar el amanecer en la Laguna de Medina. 

Una vez puesta la Luna y salido el Sol, nuestro presidente José Ángel Sánchez nos regaló estas palabras:

AMANECE...

Esta noche me ha tocado la última ronda de la guardia, todo el mundo duerme y no ha habido ninguna incidencia, de vez en cuando nos hemos sobresaltado al oír como pisadas, yo creo que eran las ratas de agua en su deambular nocturno.

El fuego se ha mantenido hasta casi las 6 de la mañana, ya apenas había llamaradas, solo el rescoldo parpadeante y pequeños hilillos de humo, la blandura de la noche nos ha mojado algo la manta en la que nos envolvíamos, pese a todo no ha hecho mucho frio y eso que el cielo ha estado despejado, hemos estado mirando las estrellas y de cómo la Vía Láctea iba desapareciendo, alguna vez una estrella fugaz cruzaba el firmamento a una gran velocidad.

En el horizonte ya se nota cierta claridad y algunos pájaros madrugadores canturrean en la oscuridad, seguramente serán los mirlos, los primeros del día.

En el cielo poco a poco van desapareciendo las estrellas y sobre el horizonte aparecen tonalidades rojizas avisándonos de que el sol, como todos los días del año, ira ocupando su lugar en el espacio.

Son las 7 de la mañana y toca despertar a los jefes, pronto estará el sol fuera y comenzaremos un nuevo día en la Naturaleza.

Luego renovamos nuestra Promesa Scout y terminamos escuchando la letra de esta canción:



Somos (José Antonio Labordeta)

Somos como esos viejos árboles batidos por el viento que azota desde el mar.
Hemos perdido compañeros paisajes y esperanzas en nuestro caminar.
Vamos hundiendo en las palabras las huellas de los labios para poder besar
tiempos futuros y anhelados, de manos contra manos izando la igualdad.
Somos como la humilde adoba que cubre contra el tiempo la sombra del hogar.
Hemos perdido nuestra historia canciones y caminos en duro batallar.
Vamos a echar nuevas raíces por campos y veredas, para poder andar
tiempos que traigan en su entraña esa gran utopía que es la fraternidad.
Somos igual que nuestra tierra suaves como la arcilla duros del roquedal.
Hemos atravesado el tiempo dejando en los secanos nuestra lucha total.
Vamos a hacer con el futuro un canto a la esperanza y poder encontrar
tiempos cubiertos con las manos los rostros y los labios que sueñan libertad.
Somos como esos viejos árboles.